Descubre la Chlorella y sus beneficios

La chlorella, o clorela, es conocida por sus propiedades calmantes sobre la fibromialgia, así como otros problemas de salud. Esta alga única es incluso considerada un súper alimento. ¿Qué dice la investigación científica al respecto? ¿Cómo se usa la Chlorella, y cuáles son sus contraindicaciones? Respuestas.

Definición y composición de la planta

Chlorella es un tipo de alga verde unicelular que crece en agua dulce. Sin embargo, este tipo de algas es cosmopolita. Esto significa que hay varios tipos y que algunas chlorellas logran vivir y crecer en agua salada. Se pueden distinguir de otros tipos de plantas por su muy alta concentración de clorofila. Pero eso no es todo.La chlorella también es capaz de formar asociaciones simbióticas con animales, como esponjas o corales. Las algas viven en pequeños grupos de células o, en algunos casos, totalmente aisladas. La forma de las células puede ser elipsoidal o de glucosamina y sólo tienen un núcleo y un cloroplasto. Estos últimos se colocan más a menudo en los bordes de las células. Además, cabe señalar que el cloroplasto sólo contiene un pirenoide, que está cubierto con una capa de almidón.
En el nivel de la composición de la chlorella, hay cantidades importantes de lípidos y en particular de ácidos grasos poliinsaturados. También hay clorofila, proteínas, fibras dietéticas, carotenoides, así como sales minerales (calcio, magnesio, hierro, fósforo, yodo, manganeso, zinc y potasio) y vitaminas C, E, B1, B2, K y B12. Finalmente, también podemos notar la presencia de pigmentos particulares en la composición de la chlorella. Hay chlorella con composiciones más diversificadas entre las muchas variedades existentes. Esta composición específica está en el origen del carácter nutritivo de las algas, pero también de sus virtudes sobre el organismo.

Origen e historia

La chlorella fue descubierta en 1890 por Martinus Willem Beijerinck, un biólogo de origen holandés. Por lo tanto, estaba detrás del primer cultivo experimental de algas. Debido a la riqueza de sus nutrientes, pero también a su capacidad de multiplicarse a un ritmo impresionante, la chlorella pronto atrajo un gran interés de la comunidad científica e incluso de los políticos. Poco después de su descubrimiento, la Chlorella se abrió paso rápidamente en todo el mundo y se dio a conocer a un gran número de personas.

Durante la Primera Guerra Mundial, Hardner Lindner, un biólogo alemán, se embarcó en un novedoso experimento para alimentar a las tropas alemanas con esta única alga. Después de la Segunda Guerra Mundial, los gobiernos de los países industrializados decretaron que la Chlorella era un supernutriente que podía acabar con el hambre en el mundo. Con sus 400 calorías por 100 gramos (en lo que respecta a la chlorella vulgaris), el alga parece merecer su título. Posteriormente, el Instituto de Investigación de Stanford, con sede en los Estados Unidos, pudo demostrar que las algas podían cultivarse intensivamente: por lo tanto, podían producirse y cosecharse en grandes cantidades, en laboratorios o en el medio silvestre.

Artículo Recomendado:  Receta fácil de tarta con hierbas y verduras frescas de verano

Hoy en día, son sus posibles beneficios medicinales los que interesan a los miembros de la comunidad científica. La chlorella ha sido objeto de numerosos estudios científicos y sigue siendo muy solicitada por sus efectos en el cuerpo. Ya no se utiliza en la alimentación como un superalimento, sino también como un tratamiento natural para diversas dolencias. La investigación científica trata ahora de probar los beneficios para la salud de las algas marinas.

Investigación y beneficios

Chlorella contra la fibromialgia

Uno de los principales usos medicinales de la Chlorella es aliviar el dolor causado por la fibromialgia. De hecho, un estudio realizado con el alga verde unicelular muestra que puede reducir los síntomas de la fibromialgia. Sin embargo, los resultados del estudio siguen siendo contradictorios. De unos 20 participantes, siete informaron de que la chlorella había reducido los síntomas de la enfermedad, seis informaron de que no había habido cambios y cinco informaron de un empeoramiento de su estado. Otro ensayo mostró resultados alentadores. Se están realizando nuevos estudios para aclarar estos resultados.

La chlorella y la hipertensión

La chlorella actúa sobre la presión sanguínea y por lo tanto ayuda a mejorar la presión sanguínea. Pero las algas también pueden ayudar a reducir la rigidez arterial. De hecho, la reducción de la presión sanguínea permitida por la chlorella va acompañada generalmente de una disminución del nivel de colesterol. Los autores de los estudios estipularon que los pacientes tratados generalmente tenían un mejor estado de salud después de tomar chlorella. Así, las algas verdes unicelulares permiten actuar de forma positiva en nuestra salud cardiovascular. La preserva y la mejora, limitando al mismo tiempo el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Durante esos estudios, la chlorella se tomaba con mayor frecuencia en forma de un complemento alimenticio (cápsulas o comprimidos) como parte de las curas.

Cáncer de piel

La investigación científica está investigando los posibles efectos beneficiosos de la chlorella en el cáncer. Los estudios ya han demostrado que esta alga verde puede bloquear la proliferación de células cancerígenas en ratones. Sin embargo, habrá que realizar más estudios para confirmar o refutar estos resultados. De hecho, sólo se ha realizado un estudio en pacientes con cáncer de piel. Por lo tanto, la investigación continúa en esta dirección.

Un adyuvante de las vacunas

El sistema inmunológico protege nuestro cuerpo de bacterias, virus e infecciones. Nos hace menos vulnerables a los ataques externos. La chlorella tiene una actividad moduladora en el sistema inmunológico. Así, podría fortalecer nuestras defensas naturales. Sin embargo, aquí también, la investigación todavía tiene que avanzar para poder afirmar o negar este poder sobre el organismo.

Desintoxicación

Como la mayoría de los alimentos y plantas con clorofila, las algas verdes son un antioxidante y por lo tanto desintoxican el cuerpo. Muchas personas consumen chlorella durante una cura de desintoxicación para eliminar un máximo de toxinas y radicales libres de su cuerpo. Un estudio clínico ha demostrado que las personas que usan Chlorella tienen menos toxinas que las que no lo hacen. La chlorella, debido a sus propiedades antioxidantes, también puede prevenir las complicaciones generalmente asociadas con la diabetes.

Artículo Recomendado:  5 razones por las que necesita un masaje móvil

Colitis ulcerosa

Un ensayo clínico muestra que el consumo de chlorella reduce la ulceración que está directamente relacionada con la colitis ulcerosa. Los resultados de este estudio son prometedores. No obstante, se necesitan más estudios para confirmar o negar esta propiedad en el cuerpo humano.

Consumo, indicaciones y dosis

Chlorella es un alga que se puede encontrar en forma de suplementos alimenticios (cápsulas o comprimidos). En este caso, es importante respetar las dosis indicadas en el frasco así como los tiempos de curación. La chlorella también se encuentra en forma de polvo para añadir a sus bebidas o platos. También en este caso, las dosis recomendadas suelen estar indicadas en el envase del producto. En caso de duda, no exceda la dosis de diez gramos por día o consulte a su médico.

Como parte de un tratamiento para la fibromialgia, se aconseja consumir diez gramos de Chlorella por día, o seguir un curso de tratamiento con cápsulas de Chlorella. La duración media de las curas es de dos meses. Es necesario respetar una pausa de una semana como mínimo entre dos curas de complementos alimenticios (chlorella u otro). Contra la hipertensión, también es posible consumir diez gramos de chlorella por día durante dos meses. Debe saber que es posible utilizar la Chlorella en extractos de 100 mililitros por día en este contexto.

Es importante saber que no hay una dosis conocida para los niños. El contenido de proteínas, grasas y otros nutrientes de la Chlorella le ha valido el título de «súper alimento». Si puede, no dude en incluirlo en su dieta para aprovechar una variedad de beneficios nutricionales.

Asociación con otras plantas e interacciones

La chlorella puede interactuar con varias drogas. Estos incluyen anticoagulantes, agentes antiplaquetarios y antiinflamatorios. Como se explica a continuación, la chlorella debe utilizarse con precaución cuando se toma junto con tratamientos contra el cáncer, la hipertensión arterial o la inmunosupresión. Si está en tratamiento, no dude en consultar a su médico antes de incluir la chlorella (o cualquier otro elemento) en su dieta o suplemento.

No se sabe que la chlorella tenga una asociación particular con otras plantas, frutas o vegetales. Sin embargo, la ausencia de efectos secundarios notorios permite asociarlo con otros suplementos alimenticios, según sus hábitos. Antes de empezar, pídale consejo a su médico. Él o ella podrá aconsejarle sobre las posibles combinaciones y las que debe evitar si se encuentra con problemas de salud particulares.

La chlorella se asocia a menudo con la espirulina en ciertos productos comerciales. La primera es un alga, mientras que la segunda no. No obstante, estos dos alimentos se consideran complementarios. Así que se combinan muy bien. Los nutrientes presentes en estos dos superalimentos se complementan entre sí: vitaminas, minerales, proteínas, etc. Podrá alternar curas de espirulina y chlorella para beneficiarse de las diversas ingestas.

Artículo Recomendado:  Descubre el jengibre y sus beneficios

Contraindicaciones

En general, es complicado evaluar las dosis a partir de las cuales los efectos secundarios de un extracto natural bloquean su eficacia. Lo mismo ocurre con la Chlorella. Sin embargo, en lo que a esto respecta, cabe señalar que la ciencia ha demostrado que la suplementación a corto plazo es completamente segura. Por lo tanto, es preferible limitarse a este consumo a corto plazo, que se renovará varias veces al año si es necesario.

Sin embargo, hay contraindicaciones para el consumo de chlorella. La chlorella está contraindicada para las personas que son alérgicas a ella, o que tienen una alergia a uno de sus componentes, así como a la familia de los ooquistáceos. Además, los expertos también contraindican el consumo de chlorella a los niños y a las personas sensibles al moho.

El consumo de chlorella puede causar efectos secundarios como asma, fatiga, hipersensibilidad a la luz y problemas dermatológicos. Si se producen estos efectos, reduzca las dosis diarias de Chlorella o deje de consumirla por completo si no es suficiente. La chlorella también debe ser utilizada con precaución por las personas hipotensas o tratadas con medicamentos antihipertensivos, sensibles a la luz, tratadas con medicamentos anticancerígenos o tratadas con medicamentos que modulan el sistema inmunológico. Si está tomando alguno de estos tratamientos, pida consejo a su médico antes de empezar un tratamiento de Chlorella.

Consejo: dónde y cómo comprar la planta

Antes de comprar Chlorella, averigua de dónde viene. La chlorella se absorbe en su entorno. Si entra en contacto con contaminantes y metales pesados, los absorbe, de ahí la importancia de elegir el producto adecuado. Por lo tanto, prefiero que sea pura, cultivada orgánicamente y preservada de estos elementos. Esta alga se comercializa en forma de polvo o tabletas. Como crece en agua dulce, puede ser producida en todo el mundo. Muchos fabricantes de chlorella utilizan un método de producción específico y patentado, que consiste en cultivar chlorella en fotobiorreactores bajo tubos de vidrio. De esta manera, la Chlorella está completamente libre de metales pesados, químicos y contaminantes.

El polvo de chlorella es generalmente el más puro. Es muy sencillo de usar, ya que sólo hay que añadir una cucharada a un yogur, café o bebida. En forma de tabletas, es más fácil de tomar, pero no se deben exceder las dosis recomendadas. Tómelo antes de cada comida con un vaso de agua. Depende de ti elegir el método de ingesta que más te convenga, sin olvidarte de comprobar la calidad de la Chlorella que compras. La chlorella se puede obtener en Internet, de vendedores y sitios de confianza. También está disponible en tiendas de alimentos orgánicos y saludables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *